Servicios

Tribunales y juzgados:  Sentencias y otros documentos legales

En ocasiones, estamos afectados por sentencias dictadas en un país y bajo una legislación concreta que deseamos homologar para que sean reconocidas y surtan efecto en otro país.

Lo descrito anteriormente es el típico caso de las sentencias de divorcio. Si te has divorciado en otro país y deseas registrarlo en España, en primer lugar necesitarás traducir el acuerdo o sentencia de divorcio para solicitar su homologación. Para ello, necesitarás una traducción oficial realizada por un Traductor-Intérprete Jurado autorizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, que certifique la exactitud y fidelidad de la traducción con el original.

La homologación de una sentencia extranjera de divorcio (o de cualquier otro tipo) en España sigue un procedimiento judicial denominado “exequátur”. Mediante este procedimiento se pretende comprobar si una sentencia dictada en un país extranjero reúne los requisitos necesarios para permitir su reconocimiento en España. Para ello, se siguen los siguientes pasos:

  • Se verifica si existe algún Tratado con el país del que emanó la sentencia. Si existe, se sigue el proceso que en él se indique. Si no existe, se aplica el principio de reciprocidad.
  • Se verifica si se respeta el principio de reciprocidad entre el país que dictó la sentencia y España. Esto quiere decir que si el país que dictó la sentencia acepta y reconoce las sentencias dictadas en España o no.
  • Se verifica la compatibilidad de la sentencia con la legislación española. Evidentemente, no puede convalidase una sentencia que sea contraria a la legislación o a la jurisdicción española. También, se comprueba que ambas partes involucradas fueran notificadas de todo el proceso conforme a derecho y que la sentencia sea firme y se encuentre ejecutoriada en dicho país.

Tras la concesión del exequátur, dicha sentencia es reconocida y produce efectos en España.

Otros documentos legales que se suelen traducir con frecuencia para su presentación en Juzgados o Tribunales son: contratos de trabajo, contratos de alquiler, contratos de compraventa… Todos ellos necesitan ser traducidos por un Traductor-Intérprete Jurado para poder ser aceptados por los Juzgados o Tribunales.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *